Scroll to top

Elegir un Seguro de Salud


JMTexeira - 21 mayo, 2019 - 0 comments

Claves para la elección de un Seguro de Salud Privado adecuado a tus necesidades

Antes de nada se debe estar seguro de la necesidad de una Seguro de Salud Privado:

En España, todas aquellas personas que tienen acceso al servicio público de salud pueden decir que ya cuentan con un seguro de salud con profesionales de altísima cualificación y con instalaciones muy avanzadas. Podríamos decir entonces que los seguros de salud privados son sólo una segunda protección, un elemento complementario para cuando nos falla el sistema público.

¿Falla el Sistema Público? La actual saturación del sistema público implica que el servicio no siempre sea de la calidad y de la prontitud de actuación que desearíamos, si nos encontramos de forma reiterada en esa situación los seguros de salud privados se conviertan en una herramienta de necesidad primaria, con ofertas de muy alta calidad, con multitud de combinaciones posibles en el servicio prestado y con los precios ajustadísimos.

Ante de contratar un Seguro de Salud Privado debemos tener en cuenta las siguientes cuestiones:

Consulta si la compañía es solvente y experta en salud.

Lo primero que debes certificar antes de contratar un seguro sanitario es que la aseguradora que elijas tenga una probada solvencia económica y profesional dentro del sector. Infórmate de si está especializada en el ramo de la salud, porque así podrá ofrecerte las prestaciones que buscas.

Atiende a tus necesidades médicas concretas

No todas las personas tienen las mismas necesidades médicas. Por ello existen en el mercado diferentes tipos de seguros de Salud. Si eres de los que acude de manera frecuente al médico es probable que te convenga contratar el seguro de cuadro médico sin copagos, con una prima mensual que incluye todos los servicios médicos. Por el contrario, si no sueles ir mucho a consulta, puede resultarte mejor un seguro con copagos o uno baremado, cuya prima es más barata, pero pagas una cuota cada vez que recibes un servicio.

Por otro lado, existen seguros de reembolso que permiten acceso a todos los servicios médicos, sin importar la aseguradora a la que pertenezcan, o pólizas que no incluyen la cobertura de hospitalización. Presta atención a las características de cada una y elige la más adecuada para ti en función de tus necesidades médicas.

Consulta el cuadro médico de la aseguradora

Si te han recomendado un médico determinado o quieres tener la opción de acudir a un hospital concreto, antes de contratar un seguro de Salud debes fijarte en el cuadro médico de la compañía aseguradora. En él podrás consultar los médicos o centros que están asociados a una compañía aseguradora concreta. Si el que buscas no está incluido en su cuadro médico, tendrás que buscar otra aseguradora que lo incluya, optar por una póliza de reembolso o bien asumir el coste de la consulta aparte.

Cuidado con las carencias

Antes de contratar un seguro de Salud es recomendable que sepas que existen determinadas prestaciones médicas que cuentan con periodos de carencia. Esto quiere decir que existe un plazo de tiempo desde que contratas la póliza hasta que puedes hacer uso de determinados servicios. Los más comunes suelen ser el embarazo, parto y postparto. Normalmente debe transcurrir un periodo de entre 6 y 10 meses desde que se contrata el seguro, hasta que éste cubre los gastos ginecológicos u hospitalarios debidos a un embarazo y o parto.

Fíjate bien en las coberturas y en sus límites

Además del tipo de seguro de Salud, debes tener en cuenta las coberturas que incluye cada uno. Normalmente dentro de una póliza Médica te encuentras coberturas como medicina general, enfermería, rehabilitación, tratamientos bucales…, sin embargo no todos los seguros incluyen todas estas prestaciones, ni tampoco con los mismos límites. Fíjate bien porque puede ser que por ejemplo dos seguros distintos incluyan la cobertura dental, sin embargo uno de ellos la limite a dos sesiones al año, mientras que otro te ofrezca 10. Elige el seguro teniendo en cuenta tus necesidades médicas, evita pagar por coberturas que no vas a utilizar, pero tampoco te quedes corto al contratarlas.

Lee la letra pequeña.
No debes obviar las cláusulas de la póliza: en ellas aparecen muchas limitaciones, como por ejemplo la penalización por el uso reiterado de la asistencia.

Atención a las enfermedades preexistentes

Cuando contratas un seguro de Médico es muy probable que la aseguradora te pida un cuestionario en el que tendrás que responder preguntas en relación a tu estado de salud. Seguramente te pregunten por las enfermedades que padeces o has padecido, posibles alergias, o intervenciones quirúrgicas. De esta forma, la compañía valora el riesgo que supone asegurarte, decidirá si hacerlo o no, y lo tomará como referencia para establecer la prima del seguro. Además, algunas aseguradoras excluyen de la póliza las enfermedades preexistentes que puedas tener. Esto quiere decir que aunque te aseguren, los tratamientos derivados de la enfermedad que padecías antes de contratar la póliza queden fuera de cobertura y tengas que asumirlos aparte.

Compara precios y coberturas de diferentes seguros Médico

Hay muchos motivos por los que contratar un seguro de Salud: rapidez y agilidad en la atención sanitaria, acceso directo a médicos especialistas, libre elección de médicos y hospitales… Sin embargo, para la mayoría de los españoles el coste supone la principal desventaja.

Pregunta por las consecuencias de utilizar los servicios con frecuencia

Una de las cuestiones más importantes es conocer el criterio de la Compañía en la actualización anual de los precios del seguro. Una de las razones de ese aumento se debe al uso frecuente de los servicios contratados. Es muy importante informarte sobre las consecuencias que tiene y el coste que te puede suponer. No son extraños incrementos de prima superiores a un 10-15 % anual.

Comprueba si tienes otros servicios adicionales en tu póliza

Tan importante como la asistencia médica resulta tener hábitos salúdales. Para ayudarte algunas aseguradoras ponen a tu disposición una serie de servicios encaminados a facilitarte esta tarea: asesoría de atención telefónica u online, balnearios a precios especiales o servicios de nutrición, deshabituación al tabaco o un entrenador personal, son algunos de estos servicios.

Acceso rápido a las autorizaciones

Uno de los problemas que tiene el seguro médico privado es que cada asistencia necesita la autorización de la aseguradora. Es fundamental que cuenten con un buen servicio telefónico, informático o de atención personal que resuelva la autorización rápidamente. Pregunta por el procedimiento y los medios con los que vas a contar, te será muy útil en tu decisión.

Instrucciones claras sobre cómo darse de baja.
Para evitar fraudes, la legislación española obliga a que la duración de las pólizas de salud sea de un año. Debes conocer este término antes de contratarla, del mismo modo que es esencial que sepas que, para cancelar el seguro, tienes que comunicárselo a la compañía por fax, burofax, correo postal o electrónico con un mínimo de un mes antes de la fecha de cancelación (si la póliza vence en diciembre, debes solicitar la baja en noviembre). En caso contrario, te encontrarás con que la póliza se ha renovado automáticamente por un año más.

Related posts

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *