Scroll to top

Modelos Teóricos

 

Sistema Bismark

Supone la primera conceptualización de la salud como una responsabilidad social.

Se concibió como un sistema de seguridad social nacional y seguro de salud y fue introducido en Alemania por el Canciller Bismarck.

Inicialmente concebido como un sistema exclusivo para los trabajadores por cuenta ajena de renta baja y media, su evolución hasta nuestros días ha supuesto la ampliación progresiva abarcando en la actualidad a la mayoría de la población alemana. Esencialmente el modelo consiste en un sistema legalmente obligatorio para la mayoría o el total de la población, que proporciona un seguro de salud contratado con un comprador (tercera parte o aseguradora) designado de forma estatutaria. El asegurado está obligado a pagar una contribución directamente deducida de su salario, cuya cuantía no está ligada a riesgo. El empleador por su parte, está también obligado a hacer una contribución por cada trabajador. Estas aportaciones se gestionan aparte de los impuestos o cualquier otro pago legalmente obligatorio configurando una caja aparte en las cuentas del estado, la caja del seguro social.

Las aportaciones individuales están generalmente relacionadas con el nivel de renta y son independientes del riesgo y del coste de las prestaciones sanitarias a las que acceden los asegurados, a diferencia de lo que sucedería en un esquema de seguro privado, en el que la cuantía de la póliza sería directamente proporcional al riesgo de enfermar del asegurado. De esta forma se viene a socializar el riesgo, de manera que al aplicar un criterio de renta para determinar las contribuciones, se promueve que los individuos con más renta, (que, por otro lado, generalmente gozan de mejores condiciones para su salud), subvencionen a los individuos con menor disponibilidad de recursos, (que con frecuencia suelen tener mayor riesgo de enfermar). La organización más habitual consiste en que las aportaciones son administradas por uno o más organismos públicos o semipúblicos independientes, normalmente con responsabilidad estatutaria (fondos de enfermedad o sickness funds), que actúan como compradores de asistencia sanitaria, ya sea cubriendo a toda la comunidad o cada uno a grupos específicos de población, delimitados por ocupación profesional u otros criterios. El proceso concreto de recaudación de las contribuciones puede, en algunos casos, estar organizado a través de instituciones gubernamentales. Términos como mutualidades, fondos de seguridad social (especialmente cuando son aplicados y controlados por el estado) se emplean como sinónimos. También denominado sistema de seguridad social, este esquema representa el intento de eludir el impacto negativo del desempleo, la pobreza y la enfermedad a la que un amplio segmento de población se haya expuesto.

En definitiva el seguro social de salud es un programa de aseguramiento que cumple las siguientes tres premisas:

• La participación en el programa es obligatoria bien por ley o ligado a empleo como obligación ineludible

• El programa funciona en beneficio de un determinado grupo y su acción se restringe a los miembros de ese grupo2

• El empleador realiza una aportación al programa de aseguramiento a beneficio del trabajador

En la actualidad, además de Alemania, Austria, Holanda, Francia y Bélgica responden a este tipo de diseño.

 

Sistema Semashko

Se trata de un modelo uniforme de organización de los servicios de salud, introducido en los países de la esfera soviética tras la segunda guerra mundial y abolido a principios de los 90. La financiación de los servicios sanitarios procedía íntegramente de los presupuestos generales del estado, siendo públicas tanto la propiedad de la estructura sanitaria como la provisión de servicios.

Diferentes niveles de la administración del estado (nacional, regional, local) tenían responsabilidades de planificación y asignación de recursos y gestión de las inversiones. Se trataba de un sistema verticalmente estructurado con una definición de las responsabilidades muy precisa.

 

Sistema Beveridge

Se refiere al sistema de seguridad social y servicios de salud surgido en Inglaterra y Gales a partir del informe Beveridge publicado en 1943. Este informe recomendaba la provisión de asistencia sanitaria a toda la población, financiada a través de impuestos y otras contribuciones obligatorias, y el mantenimiento de un sistema de beneficios universales para apoyar las eventualidades de desempleo, enfermedad, discapacidad y jubilación.

La Ley fundadora (“National Health Act”) de 1946 estableció la provisión de servicios gratuitos para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, dando lugar al Sistema Nacional de Salud (National Health Service). La financiación a partir de presupuestos generales del estado, es decir a través de impuestos generales en lugar de contribuciones finalistas, tiene dos consecuencias fundamentales:

-El derecho a cobertura es universal para todos los ciudadanos del país , en lugar de restringirse a los empleados y sus familias.

-La financiación de estas prestaciones no procede exclusivamente de las rentas del trabajo, como sucede en un esquema de tipo seguridad social, sino que grava todas las rentas, independientemente de su origen, por lo que se considera un sistema de redistribución de riqueza más efectivo.

Habitualmente un sistema tipo Beveridge implica que el propio estado se encarga de organizar la provisión de servicios, con una proporción sustancial de proveedores públicos que son asalariados del propio sistema y el estado detenta la propiedad de la mayoría de la estructura asistencial, es lo que se denomina un servicio nacional de salud clásico.

En la actualidad, además del Reino Unido, entrarían en este grupo de sistemas Suecia, Dinamarca, Finlandia, España e Italia